domingo, octubre 2, 2022
HomeOpinión“JESÚS RESUCITÓ ALELUYA ALELUYA” UN CLICHÉ RELIGIOSO O UNA REALIDAD ESPIRITUAL?

“JESÚS RESUCITÓ ALELUYA ALELUYA” UN CLICHÉ RELIGIOSO O UNA REALIDAD ESPIRITUAL?

-

Domingo 17 de abril del 2022

Por: Shikking Rodriguez

Lic. Comunicación Social

La Semana Santa es una actividad religiosa(Iglesia Católica y Ortodoxa)que tiene como finalidad la celebración o recordatorio de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Marcos 15

Esta celebración, muchas veces dramatizada en algunos países tiene como objetivo vivir la solemnidad, dolor y sacrificio; pero más aún sentir en su alma la resurrección de Jesús el hijo de Dios vivo.

No todas las Iglesias hacen este tipo de celebración, algunas porque no creen en Jesús como hijo de Dios(el islam)sino que lo describen como un profeta más, al igual que a Moisés.

Otras simplemente no comparten las celebraciones y formas de creencias de la iglesia católica y basan sus acciones conforme a lo que está escrito en la biblia(iglesias evangélicas) y otras religiones que igual tienen sus propios métodos de cultos y creencias( adventistas, testigos, mormones).

La Semana Santa tiene dos tipos de celebraciones realmente opuestas: las de los creyentes católicos y las de los creyentes culturales.

Los católicos como dijimos anteriormente realizan actividades a corsé con lo que hizo Jesús los días previos a su muerte: entrada a Jerusalén, lavatorio de los pies, la traición de judas, la crucifixión, la resurrección, la última cena, en fin todo lo relacionado con Jesús hasta su Ascención al cielo.

Los culturales, se dividen en dos facetas: unos se dedican a ir a las playas, ríos, balnearios, a beber, comer, ir a los campos de origen  y compartir con la familia. La otra parte se dedican al baile del budismo, el gagá y hacer cosas fuera de control muchas veces bajo los efectos de las drogas y el alcohol; pero también bajo los efectos de espíritus satánicos que se apoderan de sus cuerpos.

Por estos últimos dos planteamientos, la Semana Santa ha ido perdiendo el sentido original y la iglesia católica como

Protagonista de dicha celebración no ha podido contrarrestar o corregir que se sigan haciendo este tipo de fiestas paganas.

Cada año para estas fechas se incrementan los accidentes, las intoxicaciones y las muertes, por la celebración de estas fiestas paganas. Muchas veces mueren inocentes que se trasladan a sus hogares o que vienen de las iglesias y desaprensivos manejando como locos bajos los efectos de sustancias pierden el control afectando a los que andan correctamente.

JESÚS HA RESUCITADO ALELUYA ALELUYA!! Son las palabras que utilizan muchos religiosos, creyentes en Jesús y sumergidos en las iglesias. Esta frase se utiliza para acentuar la resurrección de Jesús tres dias después de morir en la cruz.

Pero realmente resucitó Jesús en nuestras vidas?. Con la muerte de Jesús muere nuestro viejo hombre que llevamos dentro, y resucita con Jesús un nuevo hombre en nosotros?. O acaso es un CLICHÉ que utilizamos cada año para cumplir una agenda eclesiástica?.

Cuando Jesús acepta vivir la agonía, el desprecio, el maltrato verbal, el maltrato físico  y muere, lo hace por nosotros; por salvarnos de nuestros pecados y enseñarnos qué hay un Dios que nos ama y que envío a su hijo a sacrificarse para salvarnos del pecado.

Pero valió la pena que hiciera eso por nosotros?. Somos nosotros merecedores de ese sacrificio? Acaso vivimos una vida acorde como Dios quiere(humildes, sencillos, amorosos, respetuosos de las leyes de Dios).

Muchas veces la resurrección de Jesús nos pasa por encima cada año. Vivimos en una iglesia haciendo cultos, comulgamos de forma simbólica el cuerpo y sangre de Cristo y decimos Cristo ha resucitado aleluya aleluya!!!!, pero nuestras vidas siguen igual: cometiendo los mismos pecados, llenos de avaricia, con enemigos al lado, con el mismo orgullo y arrogancia.

Cristo no resucita en personas que siguen con el mismo temperamento de siempre( el viejo hombre) para que Jesús resucite en nosotros, debemos tomar una decisión en nuestras vidas, debemos cambiar nuestra forma de actuar, debemos amar al prójimo con sinceridad, debemos dejar las viejas costumbres o mañas y pedirle a Dios dominio propio.

Para que Cristo resucite en mí y en ti, debemos dejar de engañarnos nosotros mismos, haciendo creer al otro que somos diferentes cuando en verdad es una pantalla que tenemos. Dios todo lo sabe y por más que engañemos al hombre con nuestras falsedades, a Dios nunca podremos engañar porque por más caretas que tengamos, en el fondo el sabe que todavía Cristo no ha resucitado en nuestras vidas.

Y tú que has llegado hasta aquí leyendo, cuando en verdad podrás decir CRISTO HA RESUCITADO  EN MÍ ALELUYA ALELUYA!!!!!

DIOS TE BENDIGA….

Soy Matero Digitalhttps://soymaterodigital.com
Libertad, responsabilidad y objetividad

Siguenos en:

0FansLike
0FollowersFollow
3,505FollowersFollow
0SubscribersSubscribe

Ultimas noticias!